Home

Home home

           

Cirugías

La cirugía realizada por el Dr. Cowen a ambas manos de Josefa, se llama "Aumento de Distracción Manoplastica". Esta cirugía hace "crecer" hasta una pulgada de hueso al mes para crear palmas nuevas y alargar los dedos. Consiste en la inserción de un dispositivo a través del hueso el cual está compuesto por un grupo de barras, clavos y tornillos de acero, los cuales se dan varias vueltas al día para alcanzar un crecimiento de hasta 1 ml. diario.

Dispositivo de alargamiento

Después de muchos meses y varias operaciones, el Dr. Cowen logra el objetivo deseado, los niños consiguen tener manos nuevas y funcionales con las que pueden manipular objetos, y algo muy importante, sentirlos, con la sensibilidad normal o casi normal de cualquier dedo sano.

Esta técnica fue utilizada por primera vez en personas adultas en 1970 por el Dr. Matev de Bulgaria y en niños, en 1977 por el Dr. Isador Kessler de Israel, pero desde 1978, Dr. Cowen se ha convertido en el líder mundial para la reconstrucción de manos de niños por medio del procedimiento de alargamiento. Al igual que lo que pasó con Josefa, muchos pacientes del Dr. Cowen a menudo han sido vistos por otros doctores, que no les dan esperanza, o les dicen que han hecho todo lo que está en sus manos sin saber ellos siquiera que existe esta técnica perfeccionada por el Dr. Cowen.
El procedimiento consiste en cortar el poco hueso existente y lo estira lentamente con su aparato de distracción. Lo que en varios meses será un dedo, se alarga lentamente hasta una pulgada al mes. El injerto de hueso es extraído de la fíbula y transplantado al espacio entre los dos segmentos de hueso para crear un dedo nuevo. Todo lo que está conectado al hueso se estira con él. Así el dedo tiene todos los nervios, arterias y tendones necesarios para funcionar normalmente.

Oficinas - Dr. Norman J. Cowen

En niños con defectos de nacimiento muy severos, como es el caso de Josefa, el Dr. Cowen le alargó los dedos y las palmas de las manos simultáneamente para alcanzar un efecto cosmético superior. Los niños pueden nacer sin palma, sin dedos y/o con poca muñeca, o con cinco dedos anormales. Los objetivos de Dr Cowen varían desde crear nuevos dedos que ayuden al niño a coger un cepillo de dientes o agarrar objetos pequeños, hasta alargar los dedos para obtener una mano prácticamente normal. El resultado deseado es una mano sensible que el niño pueda usar sin tener que mirar lo que está haciendo. Este procedimiento ha sido efectuado en niños de todas las edades, desde varios meses, pero la mejor edad es alrededor de los 2 a 2 años y medio para las niñas y 3 años para los niños. A esta edad, la mano es la mitad de la talla adulta y el tamaño futuro de la mano se puede preveer. Si se necesitan injertos de hueso estos se extraen entre los 15-18 meses de edad. Injertos preliminarios de las falanges de los dedos del pie pueden proveer nudillos manoplásticos donde antes sólo había metacarpios.

Preparandose para una de tantas cirugías

La selección de los pacientes es crítica para el éxito de la reconstrucción, ya que los padres deben ser maduros, deben apoyarse mutuamente y sobre todo deben poder controlar a sus hijos. Si los padres tienen miedo, discuten, o no disciplinan a sus hijos, los niños reflejarán esos problemas. Complicaciones pueden ocurrir con cualquier paciente, pero se pueden reducir con una limpieza meticulosa, observación constante, y la atención de padres responsables. La mayoría de los padres que han terminado este proceso, están satisfechos con los resultados y lo harían otra vez.
















HOME |  HISTORIA |  CIRUGIAS |  FAMILIA
HABILIDADES |  MAPA DEL SITIO |  ENGLISH

© Copyright 2001-2007, Arturo Osorio
Contact Us